CRÓNICA

Dawn Of The Maya
Dawn Of The Maya, Corrosive, Chotakabra
17 de Febrero de 2018 por Jorge Azcona Sala Zentral, Pamplona 708 lecturas

Hace apenas unos meses los navarros Dawn Of The Maya anunciaban un parón indefinido que pilló a muchos por sorpresa. A pesar de encontrarse en su mejor momento, dando algunos de sus conciertos más importantes y sobre todo, después del mejor disco de su carrera, la banda decidía tomarse un descanso después de doce años. Aunque quedan dos oportunidades de verlos en directo antes de la despedida, la de Pamplona fue seguramente la fecha más especial por motivos obvios.



La noche de Dawn Of The Maya, que también podía haber sido la que en cierta manera calibrara la salud de la escena hardcore en la comunidad, arrancó en su faceta más NYHC con Chotakabra. Sin ningún largo aún en el mercado, el cuarteto mostraría algunos de los temas de sus dos EP´s como "Escrito en sangre", "Orgullo Lumpen" o el último sencillo "Ajuste de plantilla", así como algún que otro cover entre los que destacó el trillado pero imperecedero "Roots" de Sepultura

Si Chotakabra pusieron la nota macarra del cartel, Corrosive harían lo propio con una versión más moderna del género. La progresión que ha sufrido la joven banda en los últimos años es digna de destacar, y el bagaje que da la carretera y la propia experiencia han hecho que los temas de "Resilience", su única referencia tras una demo, suenen cada vez más compactos. A pesar de que los problemas técnicos (sobre todo en la voz) lastraran algunos tramos de su actuación, no se puede negar la actitud de la banda ni una puesta en escena cada día más profesional a pesar de algún cambio reciente en la formación. Además de las habituales "Reinassance", "My Scars" o "Last Breath" también cayeron "Pain" de Lionheart, tema incluido en el tercer recopilatorio de Hardcore Hits Cancer, y "The Place Where I Belong", un nuevo single en el que el metalcore que practican va un poco más allá. Esperamos que esta evolución se confirme en su próximo trabajo.

Hasta este momento el de hoy hubiera pasado por un concierto de tantos, pero en cuanto Dawn Of The Maya hicieron sonar "Ivory Crown" e Igor fuera resumiendo el sentir de la banda entre tema y tema todo empezó a tomar el cariz que una cita como esta merecía. Mensajes de agradecimiento, de esperanza o de optimismo se mezclaban con la tristeza de saber que esta sería la última vez en mucho tiempo. El quinteto, que fue cuarteto hasta la entrada de Marta en el último tramo del concierto debido a problemas cervicales, es consciente de lo que “Colossal” ha supuesto en el seno de la banda, y como era lógico este fue el mayor protagonista cayendo casi en su totalidad. Puede que el sonido, el factor nostálgico o el atrezo en forma de confeti y columnas de humo también tuvieran algo que ver, pero creo que ha sido la mejor de tantas veces que los he visto y un disco como este tiene mucha culpa de ello. Contradicciones de la vida, el mejor momento creativo de la banda cortado de raíz.

A pesar de ello (y de la corta duración para tratarse de una despedida), el concierto fue un repaso de casi todas las etapas del combo, donde no faltaron “The Balance Is Broken”, “Heavenly Fire” con la colaboración de David de Corrosive a las voces, o la coreada “The Age Of Darkness” recordando “The Truth Is In Front Of You”, el pequeño guiño a “Me, The Planet” con “Desolated Cosmos” (pensaba que éramos pocos los que guardamos esa etapa con cariño, pero nada más lejos de la realidad), o “Everest”, uno de los temas que marcaron el antes y después de Dawn Of The Maya, esa banda que es hoy en día. O lo fue.




Hace ocho años los veíamos por primera vez en un bar cercano de la ciudad y hoy cerrábamos el círculo con ellos en una de sus salas más importantes. Como suelen decir en estos casos, que esto no sea un adiós, sino un hasta pronto.

COMENTARIOS

1 Comentarios

  • #1
    el 21 de Abril de 2018
    IsiCavalera
    Estubo Brutalllll......grandes muy grandes


Debes estar registrado para poder publicar un comentario


Entra en tu cuenta o regístrate


DISCOGRAFÍA