black metal / hard rock / hardcore punk / heavy metal / black 'n' roll / extreme metal
 Kvelertak
Splid
ZONA-ZERO
83
12 VOTOS
87
+
Kvelertak

Splid

Publicación:
Febrero 2020
Sello:
Rise Records
Productor:
Kurt Ballou
Género:
metal, pop-rock
Estilos:
heavy metal, black 'n' roll

Tracklist

  • 01. Rogaland
  • 02. Crack of Doom (con Troy Sanders)
  • 03. Necrosoft
  • 04. Discord
  • 05. Bråtebrann
  • 06. Uglas hegemoni
  • 07. Fanden ta dette hull!
  • 08. Tevling
  • 09. Stevnemøte med Satan
  • 10. Delirium tremens
  • 11. Ved bredden av Nihil

Miembros

  • Vidar Landa: guitarra, voz
  • Bjarte Lund Rolland: guitarra, piano, voz
  • Marvin Nygaard: bajo, percusión, voz
  • Maciek Ofstad: guitarra, voz
  • Ivar Nikolaisen: voz
  • Håvard Takle Ohr: batería

Análisis

por el 11 Mar 2020
777 lecturas
Aunque el tiempo (o más bien, su actual directo y este “Splid”) haya acabado dando la razón a quienes veían vida en estos nuevos Kvelertak, no es ningún secreto reconocer que el futuro del sexteto se llenaba de incertidumbre en julio de 2018 cuando Erlend Hjelvik, voz e icónica imagen de la banda gracias al famoso búho, tomaba la decisión de abandonar el barco. Sin embargo, lejos de crear ciertas dudas en torno a la formación y fruto de una decisión ya consensuada, Ivar Nikolaisen era confirmado como nuevo miembro oficial y presentado en sociedad tan solo cuatro días después.

Si bien reclutar a alguien tan cercano a la banda (recordemos que Ivar ya colaboró en el debut poniendo voz a "Blodtørst" y fue compañero de gira tanto con Silver como con The Good The Bad And The Zugly) puede parecer la elección menos traumática posible, el riesgo de perder una seña de identidad tan definida como la de Kvelertak estaba ahí. Nunca sabremos si el rumbo hubiese sido el mismo con Erlend al frente, pero sí que la influencia del nuevo frontman iba a marcar el sonido y devenir de la banda desde ya. A pesar de ello, y contra todo pronóstico, “Splid” se presenta como el cambio que la banda necesitaba tras “Nattesferd”, un disco de transición que pese a parecerme más digno de lo que se quiso hacer creer en su momento, el público nunca acabó por aceptar del todo.

Lo es por la convicción con la que la banda se ha adaptado a esta nueva situación, por lo adictivos que pueden llegar a resultar sus 59 extensos minutos y por la frescura que desprenden la mayoría de cortes. Y es que incluso la ausencia de un single claro, aunque “Crack of Doom” tenga todo lo necesario para ello (estribillo pegadizo, cameo de Troy Sanders de Mastodon y primera incursión en el inglés), juega a favor de un disco que encuentra en el conjunto su mejor baza. Como es lógico teniendo en cuenta el registro de Ivar, la influencia del rock escandinavo gana puntos en la ecuación y toma las riendas de cortes como “Discord”, “Bråtebrann” (ese ¡hey guitar, come on! no podría ser más definitorio) o “Uglas hegemoni”, una pieza que bien podrían haber firmado los mejores Turbonegro. Pero que no cunda el pánico, aunque haya que irse hasta “Necrosoft” para encontrar el primer blast beat, los noruegos tampoco se olvidan de lo que les ha traído hasta aquí. “Fanden ta dette hull!” es el mejor ejemplo de ello, un corte que parte de este nuevo sonido (y un trabajo vocal espectacular) para acabar explotando en uno de esos cambios de ritmo que te hacen levantar de la silla inevitablemente.

De “Splid” habrás escuchado que es su disco más accesible y directo pero también el más variado y progresivo, y seguramente todas estas voces tengan algo de razón. Esta teoría cobra sentido en el último tramo del disco sobre todo, con canciones tan diversas como “Tevling”, “Delirium tremens” o “Ved bredden av Nihil”. Si la primera sorprende por un sonido cercano al post-punk, las que cierran el álbum lo hacen oscureciéndolo y recuperando la identidad de la banda a lo largo de 15 extensos minutos.

Los momentos de adversidad siempre llegan cuando uno menos se lo espera, pero mientras algunos tocan fondo otros simplemente ven una oportunidad en ello. Que se lo digan a Kvelertak.


Lo Mejor: Unos Kvelertak 2.0 más dóciles pero igual de interesantes.

Lo Peor: Los guiños al black y el metal extremo van perdiendo protagonismo.
 


COMENTARIOS

2 Comentarios

  • 90 Muy Bueno
    USER_AVATAR
    dinamita
    Ni un solo desperdicio. Discazo cuando menos lo esperaba.
  • 84 Muy Bueno
    USER_AVATAR
    rearviewmirror
    La primera parte del disco es un no parar. Y ya en la segunda se vuelve cada más oscuro, retorcido y progresivo. Después del "tropiezo" de Nattesferd, han vuelto a lo grande. Discazo.
 

DISCOGRAFÍA