post-hardcore / hardcore punk / post-metal / crust punk
 Sudestada
Azabache
ZONA-ZERO
80
6 VOTOS
76
+
Sudestada

Azabache

Publicación:
Febrero 2021
Sello:
Autoeditado
Productor:
Iván Ferro
Género:
punk-core, nacional
Estilos:
post-hardcore, crust punk

MEDIA

Tracklist

  • 01. Manifiesto
  • 02. Azabache
  • 03. Fuga
  • 04. Hogueras
  • 05. Pesomuerto
  • 06. Derrota
  • 07. Petricor
  • 08. Apóstata
  • 09. Rendición
  • 10. Sotavento
  • 11. Galerna

Miembros

  • Jorge Urosa: bajo
  • Peter López: batería
  • Mario C. Vaises: voz
  • Fernando Lamattina: guitarra

Análisis

por el 22 Abr 2021
929 lecturas
Dícese de la sudestada aquél frío viento que atraviesa la región del Río de la Plata en Argentina vaticinando el invierno, un fenómeno meteorológico que a pesar de llegar también en forma de anticiclón refleja muy bien el sentir del cuarteto madrileño.

Para acotar un poco más el terreno y acercarnos a lo que musicalmente proponen tampoco hace falta alejarnos de su propio nombre. Esa U en forma de V quizá se haya convertido en un recurso algo artificial y estético de unir lazos con todo aquello que hemos ido rebautizando como trve, pero es que escuchando "Azabache" es difícil no atar cabos a través de bandas como Ekkaia o Ictvs, estandartes de aquella escena neo-crust gallega que llegaría a tener cierto peso a nivel internacional. Dicho género nunca se ha encontrado en mi dieta habitual, pero también es verdad que cuando algún disco consiguió traspasar esta barrera lo hizo de verdad. Sin ir más lejos, el último trabajo de Khmer (con los que comparten vocalista y productor además de afinidad) logró engancharme más de lo que incluso yo imaginaba, y este segundo álbum de Svdestada tras "Yo Soy El Mar" (2018) ha seguido su mismo camino.

A decir verdad, una sola entrevista promocionando el álbum en MondoSonoro bastó para unirme a su causa. "Nosotros no somos una banda de punk. Decir que lo somos sería faltarle el respeto a las bandas que lo son de verdad. Nosotros somos cuatro tíos con curros de oficina normales, con horario laboral, con hipoteca algunos, con hijos otros. En este contexto, la filosofía DIY con la que acometemos el funcionamiento de Svdestada es quizás nuestro último bastión de lucha... Eso sí, luego el lunes a las ocho de la mañana, la camisa y a currar para el sistema, porque nada de esto paga el tren en el que nos han obligado a vivir. Así se traduce todo esto". Reflexiones tan certeras y realistas acerca de la escena son las que se echan en falta actualmente, o al menos, propias de una realidad con la que yo no podría sentirme más identificado.

Con un "Manifiesto" similar a modo de introducción ("¿Contra quién te rebelas, contra el sistema? ¿Sabes quiénes son los dueños de las fábricas que hacen esas camisetas? ¿Te pusiste a pensar cuánto factura el negocio de la rebeldía? Hoy por hoy, si te quieres rebelar, tienes que usar chaqueta y corbata") arranca un disco que, sin embargo, no habla solo de la falta de libertad, el gregarismo, el dogmatismo o la falsedad. Cortes como "Fuga" o "Derrota" hacen sumergirte en el dolor más profundo del abandono, la nostalgia y la soledad, sentimientos que la banda ha sabido trasladar de manera realista y pasional tanto a los textos (seguirlos con el libreto delante es toda una experiencia) como a su música.

Lejos de ceñirse a los patrones monótonos del género, "Azabache" abre la puerta a muchos otros estilos como el screamo, el post-hardcore e incluso el black metal. Si antes hablaba de la influencia gallega como germen, el roster del catálogo Deathwish bien podría servir de referencia en once canciones que beben tanto de Converge y Oathbreaker como de Birds In Row o Svalbard. Fruto de esta amalgama de influencias y ausencia de ataduras nacen "Petricor" y "Sotavento". El primero nos hace partícipes de un sentido homenaje al difunto padre del guitarra Fer Lamattina en una especie de tango extremo con el bandoneón de Carla Pugliese del que, como argentino, se sentiría orgulloso, mientras que el segundo rompe con el estereotipo crust sintetizando y sobreponiéndose a todos los estados del ánimo en 6 extensos minutos. Y es que señores, para encontrar buen sonido, letras profundas y un disco que supere los viejos tópicos no hace falta salir de nuestras fronteras.


Lo Mejor: Consigue llevar el neo-crust a un terreno más dinámico y accesible.

Lo Peor: Algún cliché del género que, por otra parte, resulta difícil evitar.
 


COMENTARIOS

6 Comentarios

  • 75 Bueno

    hollow_life
  • 70 Bueno

    meneillos
  • 72 Bueno
    USER_AVATAR
    krater
  • 80 Bueno
    USER_AVATAR
    roots
  • 78 Bueno
    USER_AVATAR
    Wakibu
  • 80 Bueno
    USER_AVATAR
    MONs
 

DISCOGRAFÍA