thrash metal / heavy metal / metalcore / speed metal / progressive metal / groove metal
 Trivium

CRÓNICA

Trivium
Trivium, Power Trip, Venom Prison
06 de Abril de 2018 por Jorge Azcona Sala Santana 27, Bilbao 1050 lecturas

A pesar de que todas y cada una de las visitas de Trivium a nuestro país hayan sido un éxito, no cabe duda que esta última ha sido de las más exitosas en cuanto a afluencia y expectación generada. La buena acogida del último disco de la banda, “The Sin And The Sentence”, y unos invitados de auténtico lujo seguramente sean algunas de las razones por las que el papel estuviera agotado en dos de las tres fechas y cerca de ello en la que nos ocupa, Bilbao.

Puede que la polémica en torno a Larissa Stupar a su salida de Wolf Down (respaldando las acusaciones de violación y abusos por diferentes miembros de la banda) sea lo poco que conocíamos de Venom Prison, último proyecto de la vocalista, pero esa mezcla de death metal y hardcore (sin sonar necesariamente a deathcore) pasó sin pena ni gloria más allá de presentar algunos de los temas de “Animus” y el típico circle-pit de calentamiento.

Varias fueron las veces que escuché hablar, tanto en la barra como por los aledaños de la sala, de uno de los mejores discos del pasado 2017. Este no era otro que “Nighmare Logic”, último trabajo de Power Trip y culpable de que mucha gente ajena a la propuesta más moderna de unos Trivium también se acercara a esta gira. Conscientes de ello, los texanos no dudan en centrar el setlist en él desde un principio, abriendo con “Soul Sacrifice” y “Executioner´s Tax (Swing Of The Axe)” al igual que en el disco y con un sonido mucho más definido que el de sus predecesores. A pesar de no haber inventado la rueda, esa forma de entender el thrash y el crossover es parte de su encanto, y solo con mirar a un Riley Gale tan genuino como poco preocupado por su imagen era complicado no sentir cierta empatía por la banda. Tampoco quisieron dejar en el tintero su primer disco, representado en temas como “Murderer´s Row” o el propio “Manifest Decimation” con el que cerraron, e incluso desempolvaron uno de sus primigenios EP´s por medio de “Divine Apprehension”. No sé si hay futuro en un género como este, pero si lo hay no se me ocurre mejor candidato para tenerlo.

Tras treinta largos minutos empezaba a sonar el “Run To The Hills” de los Maiden en señal de que Heafy y los suyos estaban a punto de saltar al escenario. Puede que Trivium siga siendo considerado un grupo para adolescentes, pero viendo como fue celebrado no cabe duda que al menos los clásicos seguirán siéndolo. Un espectacular juego de luces que resaltaba la simbología minimalista del artwork de “The Sin And The Sentence” fue, además de comprobar lo potente del sonido en los primeros temas, lo más destacado de un inicio que iría repasando casi toda su discografía. A decir verdad el repertorio estuvo bien equilibrado de principio a fin, y aunque faltaron temas imprescindibles como "Down From The Sky" o "A Gunshot To The Head Of Trepidation" sorprendió comprobar cómo apenas hubo altibajos a lo largo de todo el show. Cuando “Strife” y “Until The World Goes Cold”, representantes de sus discos más flojos, son coreados al mismo nivel que otros del calado de “Ascendancy” o “Inception Of The End” uno solo puede reconocer el mérito de los de Orlando. Como tampoco es habitual que los temas de tu último trabajo, del cual cayeron más de la mitad, parezcan fijos en el repertorio si nos atenemos a la reacción de la gente, bien cantando los solos como si ya fuesen clásicos o respondiendo a los “oes oes” que tanto gustan al grupo cuando viene a España. “Betrayer”, “Sever The Hand” o “The Heart From Your Hate” demostraron lo bien que funcionan en directo y lo cómoda que se muestra la banda tocándolos, con Corey Beaulieu dándole un respiro a Matt ocupándose de los guturales en casi todo momento.

Tras el único parón de la noche el cuarteto volvería al escenario para cerrar hora y cuarenta de concierto con “Shattering The Skies Above” (curioso meter una cara B en los bises), “Pull Harder On The Strings Of Your Martyr” en el momento más flojo de Heafy a las voces, y un “In Waves” que esta vez sí, acabó por reventar la sala.

COMENTARIOS



Debes estar registrado para poder publicar un comentario


Entra en tu cuenta o regístrate


DISCOGRAFÍA