post-hardcore / hardcore punk / metalcore
 While She Sleeps
Brainwashed
ZONA-ZERO
70
13 VOTOS
84
+
While She Sleeps Brainwashed
Publicación:
Marzo 2015
Sello:
Search & Destroy Records
Productor:
Carl Bown
Género:
metal, punk-core
Estilos:
post-hardcore, hardcore punk, metalcore

Tracklist

  • 01. The Divide
  • 02. New World Torture
  • 03. Brainwashed
  • 04. Our Legacy
  • 05. Four Walls
  • 06. Torment
  • 07. Kangaeuzu Ni
  • 08. Life In Tension
  • 09. Trophies of Violence
  • 10. No Sides, No Enemies
  • 11. Method In Madness
  • 12. Modern Minds

Miembros

  • Sean Long: guitarra, piano, coros
  • Mat Welsh: guitarra, voz
  • Aaran Mckenzie: bajo, coros
  • Adam Savage: batería
  • Lawrence "Loz" Taylor: voz

Análisis

por el 21 May 2015
1889 lecturas
La labor de exportación de la industria metalúrgica de Sheffield es para tomársela en serio. Literalmente hablando, y metafóricamente también: como ejemplos tenéis a los inquietos Rolo Tomassi, los cada vez más populares Bring Me the Horizon y los que nos ocupan: While She Sleeps. Si nos ponemos a hablar de esa quinta, de esa ciudad y de popularidad, hagamos justicia: los primeros de la clase siempre fueron los chicos de Arctic Monkeys

No es que nuestros protagonistas fueran precisamente de los que tienen dificultades para sacarse el graduado. Como formación datan de 2006, y su primer lanzamiento oficial tendría lugar cuatro año más tarde. En ese momento los conocí, gracias a su vídeo "Crows". Entonces sólo distinguí su potencial para hacer cosas mucho mejores y que de mordida andaban sobrados. Dos años después, en 2012, lanzaron su debut. Tengo algo que decir sobre el eco mediático que generó ese disco: no me lo esperaba para nada. Tres de sus temas me acompañaron de cerca durante al menos año y medio. El primero fue "Dead Behind the Eyes"; recuerdo su primera escucha como la materialización mi mejor cara de bobalicón desde la pubertad. Los otros dos fueron "Until the Death" (¿cuántas veces habré repetido como un mantra aquello de "I put my trust in poison to teach me how to live. I put my trust in darkness to teach me how to see"?)  y "The Plague of a New Age". Tres muestras del saber hacer de la formación a la hora de componer metalcore frenético y vitalista. Esa energía contagiosa y la ingeniería sónica con la que fue recogida y grabada a muchos nos trajo a la memoria los inicios de Architects y el festín metálico-festivo de "Suicide Season" de Bring Me the Horizon. Pese a estos ramalazos metaleros, la mayor parte del disco transitaba por las sendas del hardcore punk melódico. Creo que el metalcore no acababa de maquillar del todo la cara a una banda de actitud más afín al credo de las capuchas puestas. Esto es como decir que no hubo fusión total entre ambos estilos, llegando a una suerte de desencuentro entre su vertiente melódica y la más metal. Esas dos tensiones no acababan de resolverse de manera armónica en casi ninguna composición. O el tema era melódico hasta la ñoñería o metálico hasta la tortícolis. Si tuviéramos que poner su fuerza en números, aquél disco fue su seis.

Para recoundir a los indecisos y ligeramente desencantados ejecutaron un movimiento maestro. En 2013 sacaron la edición deluxe de "This Is the Six" con un nuevo tema y vídeo. Me mordí la lengua y tragué sangre, saliva y orgullo. No hubo discusión ni debate interno esta vez: "Death Toll" se convirtió en mi himno favorito. Representa a la perfección el estilo que practican: metalcore melódico que no esconde ese regusto nu metal en el acabado de sus riffs. Y eso me gusta. No por el nu metal en sí, sino por la grandeza de dejar claro de dónde vienen y no quedarse ahí, sino acabar transformando esas influencias en un puente que les lleve a otro lado. 

En ese mismo instante mis esperanzas se inflaron y volaron por el firmamento. Han pasado tres años desde aquel momento.

A partir de ahora, queda prohibido hablar sin pasión y no hacerse responsable de cada uno de los morfemas aquí escritos. Fuera mediocridad y medias tintas. Si no te ha gustado el disco, no sigas leyendo por favor. Porque lo que va a venir ahora es un chorreo de alabanzas con algún tropezón de crítica.

La mejora tras este lapso de más de mil cien días es evidente: While She Sleeps se han convertido en mejores compositores. Lo son en eso que los anglosajones llaman songwriting. Han conseguido cohesionar más las dos vertientes arriba mencionadas, y quizás impacten menos a primera escucha. Pero a medio plazo los resultados se hacen hueco a pulso en tu corazón. "Brainwashed" es un álbum con la potencia de aquél que logra coherencia absoluta entre pensamiento, palabra y obra. Traducido: letras, energía, música, arreglos, composición y acabado total siguen una misma línea. Han pergeñado lo que yo elijo interpretar como un disco conceptual cercano a la ópera rock. Para empezar, por el sentido de obra total que otorga una temática que cruza horizontalmente todas las letras del disco. Esa lobotomia social a través de los mass media y la lógica de las pantallas a la que voluntariamente nos comprometemos en nuestro día a día occidental. Quien más la padece es justo quien más presume de estar líbero de ella. Conste en acta que ellos son los primeros en declararse unos brainwashed, yendo de revolucionarios y distribuyendo su música mundialmente a través de una major como Sony Music. Todo apunta a que esta exhibición de autocrítica les eximirá de futuros ridículos estratosféricos... como poner fin a su banda aludiendo a lo asqueroso que es el negocio musical para volver catorce años después buscando llenar estadios. Lo de ópera rock lo saco a colación por el recorrido emocional que surca todos los cortes, evolucionando de un momento más negativo y falto de luz a otro mucho más esperanzador. En este sentido, no me cuesta imaginar a unos protagonistas ficticios caracterizados cantando sus desdichas y pequeñas victorias.

El canto de estos ingleses mira con los ojos rojos de ira a la realidad creada de los canales de comunicación convencionales y a la sinrazón que nos gobierna desde hace la friolera de décadas. Como véis, no sólo es continuista con su ya comprometido anterior álbum sino que casi lo retoma en aquellos versos finales de "Reunite": "The north still stands for nothing, but the streets don't feel the same. We are the neighbours of broken promise in a nation that will never change". While She Sleeps tienen la delicadeza de nunca nombrar su lugar de origen en sus letras, pero estoy seguro que su Gris Bretaña les debe sangrar tanto como a nosotros nuestra Triple España: a borbo(to)nes.

De la reunión que cerró el debut hace tres años pasamos a la división ("The Divide"). Ha pasado el tiempo y el mundo está mucho más agitado y desordenado que en 2012. Voces desencantadas, falta de acuerdo, incomunicación. La mayoría va a todos lados con sus cascos y su ipod, emocionalmente blindados a la espontaneidad que rezuma la vida. Viejos mitos ven quebrados sus pies de barrro: quienes en otros tiempos decían ser adalides de la contracultura ahora vuelven con las orejas gachas y giran por los festivales más caros del globo. Época de falsos profetas y descreimiento esta que nos ha tocado vivir. Encima, los que creen dirigirnos no saben NADA de nuestro clamor. Pongámoselo fácil. Pega un buen pisotón al entrar y únete al grito: "WE ARE THE UNDERGROUND". "New World Torture" concentra todos los elementos que hacían especial al debut y los sube de nivel: coros bélicos que se funden con el pisar de botas militares ("brain-washed, brain-washed, brain-washed") mientras la batería adelanta el tresillo del bombo en la caja, un compás antes de que estalle la barbarie; matices y arreglos curiosos en la guitarra, como recrear el sonido de una alarma a lo Tom Morello ("Sound Alarms"), sus conocidos singalongs y los duetos epatantes entre Loz y el guitarrista Mat Welsh con ese vibrante "we fight the violence with violence / our unity is divided / this is the system declining on us / put a nail on my coffin and light it up / our condition is critical". Los coros llegan al extremo de cántico hooligan al final. Intenso, ¿eh? Ese momento podría sonarte a Biffy Clyro perfectamente. Fíjate en la filigrana que constituye el punteo durante el estribillo ("If we have to kill the living to live"): de esa mejora compositiva hablaba antes. Ya se va viendo parte de la carga de esperanza en las letras de este inicio de disco: fuimos escogidos por nuestras tragedias, sí, pero para sacar lo mejor de nosotros como personas. Este tema es tremendamente representativo del papel protagonista que ha adquirido el señor Welsh, que rasga y canta todos los estribillos melódicos del disco. Me gustaría que para futuras entregas Loz se pusiera las pilas y aprendiera a rasgar entonando o directamente a dominar regristros melódicos. Pero dejémosle un poco a su aire por esta vez. Ha sido un año duro para él. Ya antes de entrar a la primera de sus dos intervenciones quirúrgicas en las cuerdas vocales pensaba que su voz se iba a quedar como la de David Beckham. ¡Pobre! ¡Ánimo y a seguir en la brecha, mister! Every cloud has a silver lining!

"Brainwashed" es un corte que si lo pusieran en las oficinas de alistamiento militar, se alistaría un 400% más de gente. No presentan nada que no hayan demostrado saber hacer en su debut. Pero tiene un detalle que me hace perder la cabeza: ese cambio rítmico de marcha tan brusco antes del primer "Mislead, mislead, drain us of our differences". Cómo aguanta el pulso y vuelve a subir las pulsaciones hasta el tempo original es algo que me engorila más que el máximísimo de los breakdowns. Será porque es carne de mosh. El final es tan arrollador que las palabras se quedan cortas para decir todo lo que siento.

Llegamos al tramo central, quizás el más icónico del sonido y la energía recogidos en este disco. Dos singles seguidos: el primero más enfocado en el sonido que arrastran desde el debut con pequeños aditivos y el segundo con las miras puestas en cómo suenan ahora. El emotivo vídeo de "Our Legacy" hizo mella en mí y ya me es imposible afrontar una escucha del tema sin ponerme sensible. El estribillo lo deja claro: si quieres frases bonitas sobre las que vivir y pasear, date una vuelta por cualquier cementerio. Te vas a hartar. Lo único que debería importarte es demostrar viviendo. Otro matiz estupendo es que un tema tan melódico acabe en un punto alto, no en meseta. En este caso con ese solo chirriante y agitado sobre una base rítmica de breakdown. "Four Walls" es de mis himnos predilectos de este año, totalmente enfocado en los coros hooligans. Cada recodo de su letra es un momento inspiracional para la vida de cualquiera. Te voy a dejar que los descubras: no voy a decirte dónde mirar. Yo ya tengo suficiente con seguir intentando desaprender las enseñanzas erróneas que fueron escritas en mí.

No deseo a nadie que tenga que pasarlas tan canutas como para escribir "Torment". "Torment" duele. Todos somos como padres mirando a una tumba, dicen. Aprendiendo a quitarnos la vida a nuestra manera. Qué duro. Toda la letra habla probablemente de la adicción a las drogas más estimulantes. De ahí la referencia a arrancarse la nariz y el estribillo, un poco manido pero efectivo a la hora de dejar claras las cosas ("Still at the bottom no matter how high"). Un tema que musicalmente me recuerda en sus dos primeros minutos a los inicios de Lostprophets.

¿Qué diantres va a sobrar "Kangeuzi Ni"? Estás loco. Si no te has fijado en la importancia del teclado en el arranque "New World Torture" o en la fuerza del tramo medio de "Four Walls", es cosa tuya. Es parte del sonido de la banda desde el debut, y le da un toque de distinción. "Life in Tension" es un momento tan clave en el disco como "Four Walls". Un corte notablemente más trabajado y destacado que la media de los que componen el disco. Ese punteo principal lo van a estar recordando Bury Tomorrow un buen tiempo. ¿Por qué? Porque se ha convertido en su rival directo. sus acordes les han mirado a los ojos. Pero tranquilos que los aludidos en unos meses nos dan una respuesta en firme. Disfruta de todo el PMA del que nos provee este tema. Anímate a caminar por la cuerda floja, a arder en la pasión a la que decides entregar tu vida y a arriesgarte a perder (dar) todo. Lo precioso es poder seguir manteniendo la lucha. No las victorias o las derrotas. Cerciórate.

Me parece muy curioso el binomio que forman "Trophies of Violence" y "Method in Madness". La primera explora un beat rockero en su inicio que la otra completará y hará infecciosamente bailongo antes de su primer minuto. Más tarde resucitará unos segundos en "Modern Minds", con cencerro incluído. De esta dupla, es técnicamente imposible que "Trophies of Violence" no guste a cualquiera. Con esa sirena de alarma tan bien imitada por las seis cuerdas, esta alerta roja libera todo el sufrimiento acumulado en estos tres años de vivencias entre el debut y este disco. Ya no hablamos de aquél "Our courage, our cancer". Ahora es "Our pride, our triumph". Los "trofeos" se los cobra una sociedad fundada en la violencia interna incontestable que generan las políticas del Terror. Son los cadáveres colgados de las farolas por los tobillos de los déspotas que no supieron expatriarse a tiempo. Atención a ese in crescendo regado con percusión para dramatizar ese ascenso: me suena al tercer volumen de Slipknot que tira para atrás. Toda la rabia del disco acumulada en su final y dividida en dos temas. Un detalle que me presta, en este y en cualquier otro disco.

Entre medias de esa traca final está "No Sides, No Enemies". Hablamos de un corte que no gana importancia hasta que has trillado el disco. Pero merece su pedacito de atención. Para empezar, lo merece desde un punto de vista compositivo, y aquí me refiero a ese tramo central de punteo, batería y coros que permite respirar a su estructura (similar a la de "Our Legacy", acabando en un punto alto). Pero también por su mensaje, recapitulando de manera asertiva algunas de las soluciones a las problemáticas propuestas en el disco. No hay unidad entre los seres que confirmamos el descontento, pero hay un camino hacia ella: entender antes de reaccionar. Y para eso diferenciamos dos mundos: el mundo que queremos crear y el que nos presentan ellos, con sus estímulos caducos y superficiales.

Segunda vez que mento a Bury Tomorrow. Y no es baladí: si "Modern Minds" no te parece el típico tema que podrían marcarse los ingleses recién mencionados, amigo, háztelo mirar. Porque esta analogía no es para nada un salto de fe. Es reconocer que en lides de metalcore melódico con arreglos de piano ambos tienen manos ganadoras. Escucha esa delicia de punteo final paralelo a la línea melódica del piano y dime que no es así. Sólo dímelo. Esto es el fin del disco: buen sabor de boca y mirada esperanzadora al frente. Ya lo dice Loz: "Don't speak knives / Don't speak knives / Don't speak knives on what our future could be". No seamos los primeros en arruinarnos nuestro futuro. Lo tenemos difícil de todas todas. ¿Arreglamos algo con una actitud victimista? No, la verdad que no. Insuflemos esperanzas a esta vida por donde podamos.

Y ahora un apunte sobre la edición deluxe: su tracklist es menos favorable a que la escucha resulte entretenida. Pierde ritmo al meter más interludios, aunque por separado sean todos una pocholada (el fuego crepitando en "The Woods" y los punteos solitarios de "We Are Alive at Night" precediendo a "Our legacy"). Estos espacian demasiado la llegada del tramo icónico del disco (los dos singles) y la tralla final, que debería ir más seguida. Pero la edición deluxe también incluye un tema nuevo. Y sería una pena que lo pasaras de largo. "Your Evolution" es lo más dramático que han querido sonar jamás. En primera instancia descoloca. Empieza con un breakdown entre ramplón y poco inspirado y en el puente previo al estribillo tiran de un riff que parece un descarte del "Lord of the Boards" de Guano Apes. Se te queda la cara de otro. Pero todo eso se disipa cuando nos encontramos con un estribillo apto para que las multitudes lo canten portando antorchas en la oscuridad de la noche londinense. La letra también es para quedarse temblando. De la libertad de expresión ya no nace nada que decir: hete aquí la paradoja. Los hay que ponen la bala en la recámara apuntando a su sien: y luego están los de siempre, sin agallas para retransmitir la razón que hay detrás. Porque igual, ¿sabes? se les cae el sistema y se les arruina el tinglado. Una pregunta queda dibujada en la arena para que la miremos en nuestros ratos muertos entre mareas: ¿a qué viene tanto vivir con miedo? ¿Miedo a algo que no hemos llegado jamás a conocer porque la mano del amo nos tenía siempre bien atados? No te juzgues: es, simple y llanamente, tu evolución.

Es este un disco para sentirlo letras en mano. Es también la labor de un ingeniero de sonido que ha sabido sacar un sonido de bombo orgánico fetén, sabedor de la importancia del mismo en los estribillos singalongs. Un batería en estado de gracia. También es un espíritu combativo que ondea en tonos rojos. Un vocalista que creía haber perdido su voz... y cuyos quejíos nunca estuvieron tan vivos. Todas esas visiones y pasiones han surgido del disco que nos ocupa. Pero aún quedan muchas otras por descubrir. No te quedes en la nota que le pongo: es un maldito número que además me veo obligado a poner. No quiere decir nada. Sólo te da una pista de mi sistema de valoración actual. Para mí, este es su siete. Vé más allá: explora. Mira si la impotencia y rabia que contiene puede ser motor de un cambio a mejor en tu vida. O quizás sólo busques entretenimiento. Entonces es fácil: escucha el disco y cuando acabes, lo guardas. Hemos terminado. Eso sí: te pediría que te acuerdes de este análisis cuando sientas que estés viviendo el sueño americano. Pues el reino de los que caminan dormidos y se dicen a sí mismos "despiertos" es el que impera.


Lo Mejor: Un disco de metalcore contemporáneo y mainstream ha sido capaz de destacar entre el océano de mediocridad que tiraniza hoy día todos los subgéneros del metal.

Lo Peor: Muchas de las virtudes de este álbum recaen en lo que va más allá de la música: para bien y para mal. Seré más claro: explora terrenos musicales muy pisados. Lo cual no quita que la ejecución y energía con los que afrontan estos nuevos temas sean un caballo ganador. A veces eso basta.
 


COMENTARIOS

9 Comentarios

  • 88 Muy Bueno
    USER_AVATAR
    40_Below_KoRn
    Discazo, pero le he quemado tanto que en estos momentos me da algo de pereza ponérmelo. De las 12 canciones, al menos 8 son unos temazos tremendos.
  • 58 Mediocre
    USER_AVATAR
    Sepulchaos
    Muy visto
  • 84 Muy Bueno
    USER_AVATAR
    abuelo_sordina
    Discazo, tenia mucha curiosidad por tu critica, extensa pero genial, me voy a tener que escuchar el disco con las letras en la mano
  • 93 Muy Bueno
    USER_AVATAR
    Jazzman
    Uno de los discos del año, y la crítica a la altura del disco.
  • 80 Bueno
    USER_AVATAR
    PROZAKO
    De lo mas fresco de la escena
  • 83 Muy Bueno
    USER_AVATAR
    rearviewmirror
    De lo poco interesante que hay a día de hoy en el metalcore.
  • 82 Muy Bueno
    USER_AVATAR
    tanoka
    Jolocho rules!
  • 90 Muy Bueno
    USER_AVATAR
    underlock
    Me ha gustado mucho el análisis Jolocho, felicidades.En mi opinión es un disco que roza la perfección dentro del género. Grupo a seguir sin ninguna duda.
  • 77 Bueno
    USER_AVATAR
    Kreeper
    Uno de los análisis más currados que he visto en esta web en toda su historia. Enhorabuena Jolocho!!!
 

DISCOGRAFÍA

RockZone - Ya disponible el número de Septiembre