alternative rock / alternative metal / power pop / pop rock
 Cronómetrobudú
Una Realidad Aparte
ZONA-ZERO
80
14 VOTOS
79
+
Cronómetrobudú

Una Realidad Aparte

Publicación:
Septiembre 2001
Sello:
La Cucaracha Producciones
Productor:
Autoproducido
Género:
metal, punk-core, pop-rock, nacional
Estilos:
alternative rock, pop rock, alternative metal, power pop

Tracklist

  • 01. Intro
  • 02. Como un jubilado
  • 03. Momo
  • 04. Volar
  • 05. Comercial
  • 06. El principito
  • 07. Quien no ama
  • 08. El mar
  • 09. La habitación
  • 10. Juan sin miedo
  • 11. No name
  • 12. Una realidad aparte

Miembros

  • Mario López-Sanvicente
  • Javier Castro
  • Guillermo Gil
  • Mario Cuesta
  • Andrés Rubio
  • Sonia Ruiz
  • Oscar Calvo

Análisis

por el 06 Sep 2003
3613 lecturas
En esta deprimente España de ritmos latinos, canciones del verano y programas de producción en cadena de artistas de pacotilla, uno muchas veces pierde la fe en la verdadera música y en el arte como forma de expresión. No sé vosotros, pero yo he llegado incluso a desear haber nacido en la Europa nórdica donde se puede hacer buena música sin necesidad de renunciar al reconocimiento público. Pero por suerte para nosotros, ese pequeño grupo de irreductibles roqueros, aficionados a la buena música y ávidos de nuevas formas musicales, muchas veces hayamos gratas sorpresas en el panorama nacional. Una de estas sorpresas es Cronómetrobudú, un grupo de esos que son difíciles de encasillar y de encuadrar dentro de un estilo, pero que llegan a calar hondo, y de los cuales se puede esperar mucho, muchísimo.

El grupo, original de Burgos, tiene una formación nada convencional. Se trata de un septeto, formado por Mario López-Sanvicente (guitarra-coros), Javier Castro (voz solista), Guillermo Gil (guitarra), Mario Cuesta (batería), Andrés Rubio (bajo), Sonia Ruiz (flauta-coros) y Oscar Calvo (violín). Solo mencionando la formación, uno ya se da cuenta de el grupo es distinto, al incluir la flauta y el violín entre los instrumentos “clásicos”, como son el bajo, la batería y la guitarra.

La verdad es que esta formación es relativamente nueva, aunque ya he tenido tiempo de recorrerse la península y parte del extranjero con su explosivo directo, de codearse con algunas de las formaciones más populares del rock nacional (Sôber, Sexy Sadie, Undrop…) y de ganar varios premios. Han participado en innumerables concursos, entre ellos “Soria Suena” (2º puesto), “Ciudad de Burgos” (1r puesto) y siendo finalista en el concurso de bandas rock-pop españolas. Un más que interesante currículum de presentación.

El sonido de Cronómetrobubú es bastante característico y peculiar, y a mi juicio el grupo que más se les parece es Celtas Cortos en sus años buenos. Aunque a diferencia de los vallisoletanos, Cronometrobubú tiene una amalgama de sonidos aun mayor, pues la mezcla de guitarras potentes y suaves suele tener una diversidad estilística notable, con ritmos que pueden ir desde el metal hasta el punk, pasando por el rock más tradicional y el power-pop. Ellos se etiquetan como poder-rock, que es la forma que tiene de describir su sonido, caracterizado como ya he dicho por la mezcla de guitarras potentes y suaves, melodías pegadizas y fáciles de recordar, letras con sentido y cargadas de crítica, aunque con una dosis extra de sensibilidad y sentimiento, y todo ello aderezado por el característico sonido del violín y la flauta, dos instrumentos que transmiten un sinfín de sentidos, y bien utilizados (como es el caso) pueden dar más vidilla de lo que uno se imagina a una canción.

Su disco de debut, llamado “Una Realidad Aparte”, es como suele pasar, una producción bastante modesta, algo que queda claro con tan solo ver la portada del disco, y aunque la calidad de la banda es más que notable, el sonido del disco a veces echa en falta un presupuesto mayor. A pesar de todo esto, uno se queda atónito al saber que este es el resultado final después de tan solo 100 horas de estudio, tiempo en el que muchos no serían capaces de grabar ni dos notas seguidas. Así que ante una producción bajo mínimos, Cronómetrobudú se crece, pone lo mejor de sí y nos entrega un disco muy agradable de escuchar, y que recomiendo a todos los que lean estas líneas. Imaginad si atesoran calidad, que a pesar del poco tiempo para grabar, se permitieron incluir un pequeño lujo como es una introducción. Precisamente, ese primer fragmento del disco se llama “Intro 11”, 11 segundos que no tienen más que comentar que la pura anécdota. Le sigue “Cómo un Jubilado”, una canción que es mucho más “explosiva”, con un fondo mucho más guitarrero que el resto del disco. Al principio suena un poco extraño, sobretodo por la voz del cantante principal, Javier Castro, que resulta algo sobreactuada y forzada, aunque dentro del disco en global va de menos a más, y acaba sonando estupendamente.

“Momo” es una de las mejores canciones del disco, con un sonido muy agradable, sorprendente, y que tarda menos que poco en meterse en la cabeza. Empieza con la voz de Castro relatando velozmente, sobre el fondo de unos violines que suenan divertidos y juguetones, contrastando especialmente con la guitarra principal, pesada y metalero, marcando el tiempo con un buen ritmo. Una lírica original y de gran calidad que sirven para hacer ganar puntos a la canción. Por el contrario, “Volar” es una canción que suena mucho más triste y melancólica. La guitarra aquí es pop-rock en un inicio, las notas se suceden lentamente, hasta que a media canción, un pequeño fragmento sirve de enlace para unir mediante unos riffs de guitarra más oscuros y pesados. La canción gana en contundencia, aunque en ningún momento estalla o se vuelve agresiva. Como novedad, aquí aparecen por primera vez la voz femenina de Sonia Ruiz, que añada todavía más sentimiento a las canciones. Finalmente, la canción se consume con un alegro que dota de velocidad al corte.

“Comercial” es un tema con más rabia, con más fuerza en el inicio. Dominio de las guitarras con tímidos coqueteos con el violín y un ritmillo casi punk, pero con un estribillo muy recordable, con melodías casi pop, de esas que entran en la cabeza para quedarse algún tiempo. Como siempre, lírica con sentido y forma, que al parecer es una de las bases de Cronómetrobudú. “El Principito”, es una canción distinta a “Comercial”. Esta es más suave, más ligera, con un mensaje esperanzador, repleto de sentido común. La canción, como el nombre indica, está basada en el famoso cuento de Atoine de Saint-Exuperie, inclusive se permiten relatar en medio de la canción parte del cuento, el que es a mi parecer, uno de los mejores fragmentos de la obra. La canción, musicalmente hablando, se caracteriza por una melodía central sencilla, suave, agradable y sin saturación de ningún tipo, con algún arranque de fuerza hacia el final. La canción en su mayor parte está cantada a dueto. Voz masculina y femenina que conjugan perfectamente el que por lo menos a mí, se me antoja como una de las mejores canciones del disco (será porque el cuento de “El Principito” me marcó).

Cuando ya han pasado la mitad de canciones, uno tiene claro que este es un buen disco, el cual vale la pena comprar. Es un trabajo lleno de sonidos innovadores, melodías notables, lírica excelente y un sentido musical que llena mucho.

Con “Quien no ama” es un tema con un curioso y adictivo groove dibujado por el bajo y la guitarra principal. La canción va y viene entre momentos más suaves y los coros y estribillos algo más guitarreros. Alguna distorsión y unos riffs bien pesados camuflados a lo largo de la canción, le dan a momentos un aire metalero, y es que no en vano estamos antes una de las canciones más potentes y pesadas del grupo. “El Mar” sigue manteniendo ese groove que se antoja influenciado por el funky, en el cual el bajo es protagonistas. Como detalle curioso, esta canción junta en varios compases, unas guitarras muy pesadas y saturadas con un violín suave, sentimental y profundo, que parece contrastar ampliamente, pero que acaba por encajar. Tanto en “Quien no Ama” y “El Mar”, el principal defecto que encuentro es la sobreactuación del cantante en algún momento, que tal vez resulta algo agobiante como innecesaria.

Psicóticos acordes de cuerda inician “La Habitación”. A estos acordes le sigue la melodía guitarrera, que pasa de primer a segundo plano según el momento de canción en el que nos encontremos. Aquí el cantante, hace tímidos coqueteos con el rapeo, algo que resulta refrescante, principalmente porque lo sabe hacer bien. Después llega “Juan Sin Miedo”, en la que por lo menos el título, el grupo recurre por segunda vez a los cuentos infantiles como inspiración. La melodía se inicia suavemente, con el violín como protagonista, dotando de ambientes y sensibilidad a la melodía. La composición está realmente bien hecha, y los acordes son los acertados en todo momento, otorgando una pausa a las guitarras y dando protagonismo a la suavidad melódica al principio. La batería se junta al violín en la tarea de llevar el peso instrumental, en el que prima un sonido melancólico, que se acelera considerablemente hacia el final, gracias a un salto de revoluciones en las guitarras y el violín.

“No Name” devuelve al violín protagonista, pero ahora, el bajo es el acompañante perfecto. Esta canción líricamente hablando sigue siendo revolucionaria y crítica, pero opta por la ironía y la afilada y mordaz sátira para dar un buen repaso al sistema. En cuanto a la estructura de la composición, se mezcla la melodía groove con un estribillo acelerado, que mezcla unas guitarras algo más punk con un violín veloz y que en momentos se vuelve realmente loco. Una variada, entretenida y al mismo tiempo profunda canción, recomendada especialmente para todos aquellos que no se sienten a gusto en el mundo que les ha tocado vivir.

Para terminar, algo distinto. Un poco de funk y hip-hop para finalizar. Melodía groove deja pasa para el relato poético de Javier Castro. Arreglos electrónicos y scratch acaban de redondear el tema en lo que a música se refiere, y es que desde el primer minuto hasta el final de la canción (casi 6 minutos), la voz desaparece dejando hueco para la experimentación musical. Entonces, si hacemos que el disco empiece de nuevo, nos damos cuenta que el primer corte, “Intro 11”, es igual a los últimos 11 segundos del disco. Una curiosa estructura de caja china, en la cual la obra empieza y termina igual. Sin lugar a dudas, un toque de calidad para rematar el disco.

Estamos por lo tanto, ante un grupo que promete mucho, ante un grupo que puede gustar a todos, y que a parte de entretener y hacernos menear la cabeza y los pies, logra hacernos reflexionar y darle vueltas a la cabeza. Un buen disco, muy a tener en cuenta.


Lo Mejor: Sonido fresco y reivindicativo.

Lo Peor: La producción no hace honor a su música.
 


COMENTARIOS

10 Comentarios

  • 90 Muy Bueno
    USER_AVATAR
    NaYaDe
    Discazo! me ha sorprendido muy gratamente (ese violin me encanta :D) Tienen ke llegar lejos...
  • 70 Bueno
    USER_AVATAR
    krater
    Me ha sorprendido el grupo. A mi lo de la produccion tampoco me molesta mucho. Creo que con mejores canciones y mayor apoyo pueden conseguir grandes cosas. Me encantan las partes de violin
  • 100 Excelente
    USER_AVATAR
    jai_lp
    Pues eso, lo dicho: buen disco y buen grupo. Para aquellos que no les hayan escuchado, tiene el disco en el ftp de cybertopo. PD: Hagamos un poco de justicia musical, que este grupo llegará a ser muy grande...
  • 80 Bueno

    axlgarcibis
    Disco muy interesante y q pese a la producción engancha con un par de escuchas. Mi canción favorita sin ninguna duda es "El principito". Me encanta la variedad del disco, canciones con caña se mezclan con otras mas fiesteras como "Momo" o "No name". La canción q no me entra ni para atras es "Juan sin miedo", no me gusta la voz en esa canción. Espero con ganas el E.P.
  • 80 Bueno
    USER_AVATAR
    jimjav
    A pesar de no ser mi estilo me han sorprendido bastante. A pesar de ser un estilo de música ya añgo trillado en nuestro pañis es un disco diferente y con mucha calidad si tubiera una buena distribución y algo de publicidad nos lo harian comer con patatas, que seria un gusto. Nota : 8
  • 70 Bueno
    USER_AVATAR
    MONs
    Un 7 que no es poco, y mas para un estilo al que no estoy muy familiarizado. Pero.. me ha gustado y de vez en cuando me lo enchufo. Esta muy bien. Espero con ansía su próximo disco que tiene que ser la hostia!
  • 80 Bueno
    USER_AVATAR
    jincho
    No sé si estará muy bien que yo puntúe el disco, así que voy a poner un 8, y de este modo la nota ni sube ni baja. Solo quería hacer un par de aclaraciones: -Respecto a los cuentos infantiles, recurrimos a ellos en 3 ocasiones: Juan sin Miedo (michael ende) Elprincipito (sint-exuspery) Momo (michael ende de nuevo) -Respecto a la voz del disco, decir que no es la de la flautista del grupo, Sonia Ruiz, quien se incorporó al mismo posteriormente, sino la de una buena amiga de Madrid que colaboró con nosotros. Por lo demás, como ya le comentado personalmente, felicidades a jairo por la crítica y a los que nos habéis puntuado por dar vuestra opinión. Seguiremos intentando mejorar para gustaros aún más.
  • 80 Bueno

    Youandme
    Me gusta mucho este disco, es divertido, entretenido, de buena calidad y con sustancia en las letras. Lástima que la producción se quede corta...
  • 80 Bueno

    neo
    He tenido la suerte de ver a éstos locos en directo y lo cierto es que es un espectáculo para los oidos y la vista. Yo apuesto firmemente por un futuro cierto para ésta banda.
  • 80 Bueno
    USER_AVATAR
    BrAiNjUiCe
    Un disco que cuanto mas lo escuchas, más te gusta... Estoy totalmente deacuerdo con Jairo, tienen un sonido peculiar dificilmente encasillable. La voz del cantante al principio se hace rara pero luego acabas cogiendo 'la miga' del asunto... Las partes de violin y flauta son miticas, metidas con gusto y con sentimiento... Un buen disco, para un buen grupo. @Oly@
 

DISCOGRAFÍA