progressive metal / alternative metal / progressive rock / art rock
 Tool
Fear Inoculum
ZONA-ZERO
82
21 VOTOS
77
+
Tool

Fear Inoculum

Publicación:
Agosto 2019
Sello:
Tool Dissectional / Volcano / RCA Records
Productor:
Joe Barresi
Género:
metal, pop-rock
Estilos:
progressive rock, progressive metal, art rock

MEDIA

Tracklist

  • 01. Fear Inoculum
  • 02. Pneuma
  • 03. Invincible
  • 04. Descending
  • 05. Culling Voices
  • 06. Chocolate Chip Trip
  • 07. 7empest

Miembros

  • Maynard James Keenan: voz
  • Adam Jones: guitarra
  • Justin Chancellor: bajo
  • Danny Carey: batería, percusión, sintes

Análisis

por el 24 Sep 2019
1593 lecturas
Afirmar a estas alturas que la del quinto álbum de Tool ha sido la espera más larga a la que nos hayamos enfrentado nunca, o incluso el mayor hype que muchas de nuestras generaciones hayan vivido, es casi tan obvio como reconocer que algunos nunca creyeron que este artefacto viera la luz. Puede que los litigios legales con su discográfica Volcano Entertainment hayan pesado mucho en este paréntesis de 13 años, o simplemente la manera de funcionar de una banda que siempre ha optado por encerrarse en su particular burbuja. Sin embargo, todo daría un vuelco en mayo de este mismo año con la supuesta fecha oficial del lanzamiento y, sobre todo, el estreno de dos canciones inéditas en el festival Welcome To Rockville que mostraban un camino de no retorno. Desde entonces, pocas han sido las semanas en las que Tool no hayan sido noticia, bien filtrando detalles de este nuevo trabajo a cuenta gotas o rindiéndose a la industria y entregando armas a las plataformas digitales habituales en un extraño movimiento que tal vez responda a ese sutil manejo de los tiempos.

De una forma u otra, y casi tratándose de una cruel venganza, "Fear Inoculum" se presenta como el trabajo más lento, denso y progresivo de Tool y sobre el cuál nada tienes que hacer si optas por la vía a la que nos intenta empujar esta era del consumo rápido. La sensación de que incluso podría haber sido su sexto o séptimo disco si no hubiésemos vivido este lapsus de 4.868 días está ahí, dando un par de zancadas sobre la evolución mostrada en aquél “10000 Days”, pero también es reconfortante (para muchos otros, una postura muy conformista) comprobar lo Tool que suenan los siete cortes que conforman el álbum (existen tres interludios más que, curiosamente, premian al cliente del formato digital). Lejos de tratarse de una simple casualidad, el número siete es uno de esos ejes sobre los que va a girar mucho de lo expuesto aquí, desde el artwork y la simbología (no olvidemos la estrella de siete puntas que coronaba el escenario en su reciente tour) hasta, en palabras de la propia banda, su influencia en el proceso compositivo. Quién sabe si más allá de los atípicos compases a los que nos tienen acostumbrados también esconde algún enigma relacionado con sus últimos retoques. No en vano, Maynard hablaba recientemente de los quebraderos de cabeza que les llevó pulir un disco que ya estaba tallado hace ocho años. Sea lo que fuere, habrá que creerlos.

Menos divergente, pero igual de profundo que siempre, es el concepto que envuelve al álbum. El llamamiento al despertar del ser humano frente al miedo inoculado al que nos vemos sometidos (si pliegas ese logo tan feo aparece una jeringa en uno de esos detalles ocultos que tanto gustan a la banda) crea un paralelismo que nos va a acompañar en este largo y sinuoso viaje. El primer trayecto, un “Fear Inoculum” del que toda la red opinó vagamente nada más salir a la luz, confirmaba lo expuesto en “Invincible” y “Descending”, cortes que pudimos degustar en directo anticipando una presumible falta de hits. Reconozco que utilizar esta palabra cuando hablamos de un grupo de tal calado debería estar casi prohibido, pero tampoco sería descabellado admitir que la presencia de un par de temas manejables (llamémosles “Stinkfist”, "Parabola", “Vicarious” o “The Pot”) es algo que muchos creíamos innegociable en un disco de Tool hasta hoy. Es cierto que el famoso riff de “Jambi” deambula peligrosamente en el desenlace de "Invincible", o que la sensación de toparnos con la secuela de "Schism" en el inicio de "Pneuma" está muy presente, pero son tan solo un par de pinceladas del inesperado lienzo que ilustra "Fear Inoculum". A cambio, y al menos hasta "Culling Voices", nos encontramos inmersos en una reposada (y desconocida) travesía que podríamos unificar en una sola pieza y a la que tan solo el deseo de volver a sentir la va a hacer familiar. La ausencia de partes que rompan esta dinámica o recordables al fin y al cabo (podríamos meter en el saco la línea "Warrior struggling to remain relevant / Warrior struggling to remain consequential" en lo más parecido a un estribillo o el "To be or not to be" que encierra "Descending" y donde seriamos capaces de encriptar más de una lectura) es el doble filo de un disco que pese a pecar de cierta linealidad cree a ojos cerrados en su postura. Para encontrar al Maynard James Keenan que todos conocemos hay que ir hasta el final, valiéndose del registro que ya utilizó en los últimos A Perfect Circle a lo largo de todo el trabajo, mientras que la producción sigue esa misma línea, orgánica, reposada y al servicio de la fragilidad por la que ha optado esta vez el cuarteto. La excepción corre a cargo de un Danny Carey dispuesto a seguir mostrando su infinito abanico de recursos en un disco que a priori no estaba avocado a exigirlos por pura necesidad.

Como tampoco lo es "Chocolate Chip Trip", solo de batería mimetizado en un halo de sintetizadores y con poco recorrido más allá de servir de puente entre "Culling Voices", la fotografía más desnuda que jamás hayamos visto del cuarteto, y "7empest", corte capaz de reconciliar a buena parte de sus fans en los cinco primeros minutos de un cuarto de hora realmente épico. En ellos observamos como Maynard y Adam Jones despiertan de su letargo temporal y los borrosos recuerdos de "Undertow" vienen a nuestra cabeza para ir devolviéndonos poco a poco a su estado actual. Pese a que la perspectiva del tiempo sea la que dicte sentencia, "Fear Inoculum" nos ofrece la mejor versión posible de Tool en pleno 2019. Atmosféricos, etéreos, reflexivos.


Lo Mejor: Su sola presencia, uno de los discos más esperados de la década.

Lo Peor: Algunos temas y desarrollos se alargan demasiado, al mismo tiempo que echamos en falta otros que rompan la dinámica general.
 


COMENTARIOS

9 Comentarios

  • 85 Muy Bueno
    USER_AVATAR
    Demonaz
    Buen disco, aunque excesivamente refritero en muchos tramos. Lo mejor, Danny Carey: impresionante.
  • 89 Muy Bueno
    USER_AVATAR
    txiki
    El trabajo de Danny Carey uno de los detonantes a que este disco me enganche tanto. No es el mejor disco e su discografía pero se acerca bastante.
  • 85 Muy Bueno
    USER_AVATAR
    Jelowin
    No es ni de lejos su album más inspirado pero suena a Tool de arriba a abajo. Te atrapa y no te suelta.
  • 80 Bueno
    USER_AVATAR
    krater
    No llega al nivel de sus anteriores discos, lo cual es una pena después de tanto tiempo, pero siguen ofreciendo cosas interesantes.
  • 95 Muy Bueno
    USER_AVATAR
    Pachi67
    Me tiene enganchado cosa mala con ese rollete atmosférico y progresivo de todo el disco. No soy experto en Tool ni es un grupo de cabecera para mi. Tienen su momento cuando me lo pide el cuerpo pero este disco me tiene hipnotizado. Por mi, muy bien.
  • 60 Mediocre
    USER_AVATAR
    Wakibu
    Me he aburrido en muchos tramos del disco.
  • 70 Bueno
    USER_AVATAR
    Jolocho
    Qué crítica más bien escrita. Y mesada. Un gusto, Jorge.
  • 85 Muy Bueno
    USER_AVATAR
    rearviewmirror
    Muy buen crítica y muy de acuerdo. Para mí, de los mejores discos de este año, sin duda.
  • 80 Bueno

    JJPT210
    De los mejores discos en lo que llevamos de año . Las expectativas estaban por las nubes y aunque seguramente no las hayan cumplido para muchos , yo , mediante fueron pasando los años , le tenia mas y más miedo a este nuevo álbum de Tool.Y aunque no sea un Lateralus o un Aenima , es un disco con muchos de para mi los mejores temas que he oído de la banda ("Tempest" y "Invincible").Seguramente a muchos os parece que ha habido poco progreso desde "10.000 days" y a muchos otros le molestan los nuevos matices en la música de la banda , como por ejemplo la voz calmada de Maynard o el rol de mas "solista" (antes llevaba un rol mas rítmico) de Adam Jones etc..En fin , para mi un gran álbum de Tool , no el mejor , pero es un muy buen disco y es de agradecer nuevo material de calidad de esta mítica banda.
 

DISCOGRAFÍA