thrash metal / heavy metal / hard rock
 Megadeth
Rust In Peace
ZONA-ZERO
97
16 VOTOS
96
+
Megadeth Rust In Peace
Publicación:
Septiembre 1990
Sello:
Capitol
Productor:
Dave Mustaine, Mike Clink
Género:
metal
Estilos:
thrash metal

MEDIA

Tracklist

  • 01. Holy Wars... The Punishment Due
  • 02. Hangar 18
  • 03. Take No Prisoners
  • 04. Five Magics
  • 05. Poison Was the Cure
  • 06. Lucretia
  • 07. Tornado of Souls
  • 08. Dawn Patrol
  • 09. Rust in Peace... Polaris

Miembros

  • Dave Mustaine: voz, guitarra
  • Marty Friedman: guitarra
  • Dave Ellefson: bajo, coros
  • Nick Menza: batería, coros

Análisis

por el 28 Ago 2017
664 lecturas
Era el comienzo de una década. Se dejaban atrás los horteras 80, que vieron nacer y dar sus primeros pasos al thrash metal, no sin pasar antes por unas cuantas vergonzosas y chillonas mallas. El caso es que precisamente en 1990, hace 27 años, iba a publicarse el que es uno de los mejores discos de thrash de la historia.

Y es que la historia de Megadeth iba a cambiar con este disco. Nada sería lo mismo tras “Rust In Peace”. Primero, porque musicalmente, el proyecto personal de Dave Mustaine iba a moverse hacia una dirección mucho más equilibrada y universal, con composiciones mucho más agradables para el oído, y no por ello peores. ¿Acaso podría decirse que “Symphony Of Destruction” o “À Tout Le Monde” no son historia viva de la música?

Por otra parte, y concretando mucho más sobre aquel preciso momento, Marty Friedman llegaba al grupo ese año para completar la formación que más pasiones y éxitos les ha reportado nunca. Mustaine se encontró con su complemento ideal: un virtuoso con delirios, fantasías e ideas alucinantes con una Jackson en la mano, además de una carrera en solitario que, por cierto, solo había empezado dos años antes con su primera publicación “Dragon’s Kiss”. El bueno de Marty acabaría enamorado de la cultura japonesa y, hoy en día, la mayoría de sus proyectos tienen que ver con el país nipón. Quién nos lo iba a decir. La formación la completaban el habitual Dave Ellefson y el también debutante Nick Menza, que acabarían siendo también clásicos del grupo.

El disco se inicia con una montaña rusa en forma de metal llamada “Holy Wars… The Punishment Due”. Es la ejemplificación perfecta de las guerras, que tan de actualidad permanece hoy en día, pese a que su inspiración fue el conflicto irlandés. El ritmo de batería, los solos, la voz aguda de Mustaine… Todo en Megadeth parece haber saltado por los aires en este tema que, por otra parte, representa un caos muy ordenado. La segunda “Hangar 18” es un clásico entre los clásicos y sin duda fue y continua siendo el gran gancho de “Rust In Peace”, la puerta a su mundo de virtuosidad y velocidad a partes iguales. Y, sin embargo, es el cambio de la pausa a la aceleración donde reside su magia, la cual se convierte en éxtasis durante el maravilloso duelo de solos. Una composición suprema dentro de todo el thrash. Poco más que decir.

En “Rust In Peace”, publicado en plena Guerra Fría, la temática política, bélica y religiosa es protagonista de principio a fin, desde una crítica siempre áspera y severa, utilizando su música como escarmiento y reflexión para el mundo. Es un álbum cuyo mensaje dice “todo está bien jodido, y lo único que me queda es hacer música”. Y haciéndola de tal manera que “Take No Prisoners”, tercer tema, con esas influencias rockeras y norteamericanas, abunda en la miseria humana sin escrúpulos instalada cómodamente en los despachos de arriba, los de las sillas de cuero. Precisamente, los 5 personajes sentados con Vic Rattlehead en la portada son los 5 líderes mundiales más influyentes de aquel momento, incluido George W. Bush.

La cambiante y más austera “Five Magics” no deja de ser un desafío para el que escucha, con esas disputas entre la voz y las guitarras, siendo casi una segunda parte de “Holy Wars”, y desembocando en lo que será la segunda función del disco, que arranca con “Poison Was The Cure”, dedicada a las adicciones de Mustaine, y que cuenta como gran aliciente ese enormísimo ritmo de Nick Menza y esos riffs tan ‘redneck’. Imprescindible en cualquier playlist de circle pits.

“Lucretia” está basada en Lucrezia Borgia, hija de un Papa y envuelta en numerosos y escabrosos casos de incesto, envenenamientos y demás, encontrando así un nexo entre las penurias del poder en el pasado y las del presente, envueltas en sonido por un solo enorme que cierra este tema, por el cual ya vale la pena. Y tras ella viene “Tornado Of Souls”, probablemente el tema más mítico del disco (aparte de los dos singles) tanto por su genial riff como por su sencilla y a la vez complicada apariencia, o por la calidad de todos sus miembros. Pero sobre todo por el impresionante solo de Marty Friedman. Este disco no habría sido posible sin él.

Tras la corta “Dawn Patrol”, compuesta por Ellefson, y antes de que esto acabe, llegamos al cénit, a la cima de este espectacular disco, que se mantiene igual o más fresco 27 años después. “Rust In Peace… Polaris” empieza como una moto, con el doble bombo de Menza rebotando en nuestros oídos, junto a un riff desbocado y guerrero, mientras Dave canta “I spread disease like a god, discharge a payload a mile high”, volándonos los sesos a todos los que escuchamos, y sin necesidad de bombas ni cabezas nucleares, y acabando esta obra de arte como se merece.

Soy de los que opina que el gran triunfo de Megadeth fue su independencia y su autonomía, el salir adelante con la única “ayuda” del más puro conflicto individual. Dave Mustaine siempre tuvo claro lo que quería, tanto que estuvo a punto de ponerse a producir y dejar de tocar, simplemente por no sentirse satisfecho, hasta que encontró a Marty Friedman, y la cosa cambió del todo. Le bastó encontrar su formación ideal para ser feliz y componer semejante clásico como es este álbum. Canalizó sus frustraciones a través del thrash, de los riffs, de los solos, mientras disfrutaba con lo que hacía. Hoy en día son millones de personas las que, como él, disfrutan con este disco, uno de los mejores de la historia del rock y el metal.


Lo Mejor: Los solos.

Lo Peor: Que no haya más solos.
 


COMENTARIOS

6 Comentarios

  • 100 Excelente
    USER_AVATAR
    condemor
    Eterno clasico
  • 95 Muy Bueno
    USER_AVATAR
    dinamita
    Su mejor disco. Aún me lo pongo de vez en cuando. Coño, me lo voy a poner.Cuanto les debo a estos tipos
  • 90 Muy Bueno
    USER_AVATAR
    Mijail
    Poco se puede decir. Su mejor disco con su mejor alineación.
  • 97 Excelente
    USER_AVATAR
    detawah
    Obra maestra, el mejor disco de Megadeth sin lugar a dudas. Marty Friedman mostrando una musicalidad no vista antes en el thrash metal. Un disco maravilloso. Nunca volvieron a este nivel.
  • 100 Excelente

    Luis_Angel
    La mayor obra del trash
  • 100 Excelente

    kokokos
    Obra maestra
 

DISCOGRAFÍA

RockZone - Ya disponible el número de Septiembre