hardcore punk / melodic hardcore / punk rock / post-hardcore / acoustic
 Rise Against

CRÓNICA

Rise Against + Refused + Berri Txarrak
Rise Against, Refused, Berri Txarrak
04 de Octubre de 2015 por Jorge Azcona BEC, Barakaldo 2675 lecturas

Que Rise Against se ha convertido en uno de los grupos más punteros del rollo comercialmente hablando lo llevamos viendo varios años, pero el anuncio de dos fechas en nuestro país en recintos tan grandes nos pilló a muchos por sorpresa. Lo que no sabíamos era que se iban a convertir en uno de los carteles más apetecibles de la temporada gracias a dos teloneros de auténtico lujo. Por una parte unos Refused confirmados después de la que iba a ser su única actuación en España en 2015 (¡ejem!), y por otra los mejores anfitriones que podían tener los de Chicago por estas tierras, unos Berri Txarrak que iban a regalarnos uno de esos momentos que ya venden entradas por sí solos.

Finalmente estarían las gradas acotadas siendo el aforo mucho menor, pero tanto la cola previa a la apertura de puertas (con un público muy joven) como la pista mostraban un buen aspecto sobrepasando las 4000 entradas vendidas. Hoy la palabra telonero no existía, así que a las 7 de la tarde estaba casi todo el mundo dentro y esperando la descarga de Berri Txarrak.

La escenografía seguía siendo la misma que ha estado presente en la gira de presentación de "Denbora Da Poligrafo Bakarra", pero como era de esperar dieron un repaso bastante compensado de casi toda su discografía en los 65 minutos de los que dispusieron. Y eso que el inicio podría haber pasado por la presentación de "Payola" con sus dos primeros temas, pero a partir de ahí fueron enlazando como si nada algunos nuevos como "Ordaina" con otros bastante más añejos como "Ez dut nahi". El ambiente tampoco había empezado demasiado caldeado, pero una siempre coreada "Oreka" subió bastante la temperatura de un BEC que también bailó al ritmo de MGMT en el espacio central que (casi) siempre dedican a versionar grupos de diferentes estilos. No así el propio trío que se quedó inmóvil como estatuas de sal varios segundos para acabar cerrando su propio tema. 
  
Puede que la tónica de intentar contentar a todo el mundo se les fuera un poco de las manos con un medley que abarcó desde "Harra" hasta "Stereo" pasando por "Jaio.Musika.Hil", pero que te cortaba en el mejor momento de todas ellas. Un "coitus interruptus" en toda regla, vamos. "Ikasten" y el momento manos de "Eskuak" reconocieron al fan que lleva ahí toda la vida, mientras que "Lemak, Aingurak" demostró que los "nuevos" Berri Txarrak funcionan mejor de lo esperado. Además este tipo de temas fueron sin duda los que mejor sonaron. Y por fin llegó uno de los momentos más esperados de la noche, el de la presentación de Tim McIlrath para cantar a dúo "Denak ez du balio", tema que se ha convertido en un verdadero himno. La cantidad de móviles grabando ese momento apenas dejaban ver nada y el volumen del pabellón debió subir varios decibelios en esos instantes. La gente ya no necesitaba mucho más para estar satisfecha, pero aún quedaba "Oihu" para despedir a los navarros. No es el mejor concierto que les he visto, pero también es complicado ver uno en el que decepcionen.

Con Refused el cambio generacional estaba servido, unos a cenar, otros a beber, y muchos otros expectantes por ver un show inviable hace tan solo unos años. Todo lo que hagan a partir de ahora va a estar envuelto en la polémica, pero su fama de buen grupo en directo sigue patente y quedó más que demostrada en Bilbao. Arrancar con "Elektra" entraba dentro de todas las quinielas, pero no que más de la mitad del set estaría compuesto por temas de "Freedom". Está claro que han vuelto con todas las de la ley y que poco les importa la controversia que ha provocado esta reunión. Ese "Regret nothing" que soltó Dennis para presentar "Refused Are Fucking Dead" no lo puede resumir mejor. La gente no se movía demasiado, pero no perdía detalle de los bailes psicotrópicos del frontman ni de un grupo con un aura especial, ayudado por esos típicos focos a ras de suelo que juegan con las sombras  y los colores cálidos. De hecho solo mutaron a un rojo intenso en referencia a "Through Is Blood". "Servants Of Death" puso el toque funky, aunque lo lógico hubiera sido sustituir alguna de estas por otras olvidadas como "Summerholidays vs Punkroutine". Los clásicos que no faltaron fueron "Rather Be Dead" con el mejor sonido de la noche, un "The Deadly Rhythm" donde también aprovecharon para homenajear a Slayer, y un "New Noise" que desperezó a la gente, cómo no.
 
Y ya estaba todo listo para que los protagonistas de la noche salieran a escena. Telón con varios logos del grupo y unas figuras formando la palabra RI-SE que cambiarían de color según avanzaran las canciones. Todo muy bonito, pero bastó el inicio de "The Great Die-Off" para comprobar que hoy tampoco iba a ser el día de Rise Against. Lo peor de todo es que ya no es noticia. No se les puede achacar nada en cuanto a actitud, pero si el sonido no acompaña es difícil solventar la papeleta. No sabemos si es por el técnico, el propio grupo o ambas cosas, pero nunca consiguen sonar como deberían. Esta vez hay que sumarle un Tim que no se le escuchaba demasiado y que se empeña en acelerar algunos fraseos a cambio de perder la entonación original. Un detalle que hacía perder mucho a las canciones. Por todo esto la cosa ganaba puntos cuando era el público el que se erigía como protagonista, como pasó en "Give It All".

Muy comunicativo (en ocasiones, demasiado) nos habló de su accidente con la bicicleta y que por ello les acompañaba Neil de The Lawrence Arms para suplir sus partes de guitarra, en una lógica posición más retrasada, o de lo mucho que le influenciaron Refused en su juventud justo después de finalizar "I Don´t Want To Be Here Anymore", uno de los pocos temas que sonaron de su último disco. "Prayer Of The Refugee" tuvo mejor acogida, y para devolver el favor Gorka salió a cantar (aunque tampoco se escuchó mucho) "Black Masks & Gasoline". Una pena de nuevo lo del sonido, aunque daba gusto verle tan motivado. Después de que el grupo se marchase tras "Ready To Fall" había gente pidiendo ya los bises, pero si has seguido un poco su trayectoria sabes que ha llegado el momento acústico. "Hero Of War" y "Swing Life Away" (en esta sí se colgó Tim la guitarra) hicieron las delicias de un público que las coreó a pleno pulmón, aunque yo siempre he creído que meter dos del tirón es demasiado. Y ahora sí que sí, con "Dancing For Rain" y "Saviour" se dio por finalizada una actuación que dejó un sabor un tanto agridulce.

COMENTARIOS



Debes estar registrado para poder publicar un comentario


Entra en tu cuenta o regístrate


DISCOGRAFÍA